Himalaya: Listen. Learn. Grow.

4.8K Ratings
Open In App
title

Luis Rebolo

El Pespunte

0
Followers
2
Plays
Luis Rebolo

Luis Rebolo

El Pespunte

0
Followers
2
Plays
OVERVIEWEPISODESYOU MAY ALSO LIKE

Details

About Us

Ldo. en Estudios Eclesiásticos por la Facultad de Teología de Granada y Ldo. en Teología y Dr. en Teología Fundamental por la Pontifica Universidad Gregoriana de Roma.

Latest Episodes

La pasión y el artesano

El corazón es más íntimo a tu verdadero ser que tú mismo, que tu propia mente. ¿Qué te está llamando desde lo más profundo de tu ser? Esa es la pregunta que te permitirá vivir con autenticidad. Vivir tu verdadera identidad.El corazón sabe cuando has encontrado algo que te apasiona. Lo refleja en una inquietud por hacerlo, en un no poder quitártelo de la cabeza, en un acostarte pensando en eso y madrugar deseando retomarlo, en un buscar la manera de llevarlo a cabo, en un no desesperar, en un no conformarte, en un vibrar de otro modo cuando hablo a todos de eso…También hemos de aplicar esto a nuestra vida profesional. De hecho, el trabajo va a llenar gran parte de nuestra vida. Pero hay que tener mucho cuidado cuando recomendamos a alguien que se dedique a hacer lo que realmente le apasiona. Puede que no tenga aptitudes, habilidades adquiridas o experiencia. A esto se le llama “capital de trabajo”. Sin capital de trabajo serás un tonto motivado, pero no estarás construyendo un proyecto de vida sólido. Es decir, la pasión no basta. De cada 16.000 jóvenes que quieren vivir profesionalmente del deporte sólo 1 lo consigue. Todos son unos apasionados, pero en todos no se han reunido muchas más circunstancias que no deben ignorarse para conseguir el éxito en cualquier ámbito. Por eso, una pasión inicial no conduce necesariamente al éxito. Es más sensato moldear nuestras pasiones a partir de nuestras habilidades. Evidentemente no siempre vas a encontrar un trabajo que te llene, sin embargo siempre podrás volcar en él determinadas aptitudes y actitudes que te hagan crecer en la dirección que realmente deseas. A esto se llama “moldear la pasión” o “mentalidad de artesano”. Se trata de algo tan sencillo como aprovechar lo bueno que tienes a mano en vez de pensar sólo en marcharte y desperdiciar así las oportunidades que te ofrece. De este modo, adquieres o desperdicias tu “capital de carrera”, con el que podrás ir acercándote a tu sueño. Evidentemente, si tocas techo en el aprendizaje o no tienes opciones de mayor crecimiento hay que postularse para otros empleos, pero aquí queremos sobre todo subrayar la importancia que tiene relacionarte con tu trabajo como una oportunidad de incrementar tus habilidades y tu “capital de carrera”. No sería responsable decirte “tú puedes”, “nada es imposible” o aquello de “si lo crees, lo creas”. Siento aguar la fiesta, porque más bien ocurre al contrario: estarás poniendo en peligro tu independencia financiara y exponiéndote a un duro fracaso personal. Cuando tu pasión te encuentra, encuentra a una persona con cabeza, no a un potro desbocado. Sé el artesano de tu propia vida y haz una verdadera obra de arte con los mimbres que tienes al alcance de tu mano.

3 min2018 FEB 18
Comments
La pasión y el artesano

Nunca lo intentes

3 min2018 FEB 12
Comments
Nunca lo intentes

¿Por qué nos da miedo cambiar? (III)

4 min2018 JAN 27
Comments
¿Por qué nos da miedo cambiar? (III)

¿Por qué nos da miedo cambiar? (II)

3 min2018 JAN 21
Comments
¿Por qué nos da miedo cambiar? (II)

¿Por qué nos da miedo cambiar?

2 min2018 JAN 15
Comments
¿Por qué nos da miedo cambiar?

Volver a ser como niños

Durante las Cruzadas, los soldados musulmanes entraban en la Basílica de la Natividad montados a caballo y arrasaban con la vida de los fieles. Por ese motivo se tapió la majestuosa puerta principal, dejando sólo una entrada de poco más de un metro de altura. Ya nunca más se agrandó la puerta. Quienes quieran entrar en la cueva donde nació Jesús deben agacharse y hacerse como niños.La Navidad que termina ha sido una hermosa ocasión para mirar dentro de nuestro corazón y volver así a la patria de todos los niños. Sólo desde ese hondón de ilusión y ternura volverá a irradiar nuestra luz. Volveremos a brillar.Pero conviene no olvidar que las personas brillantes son reconocidas en público por lo que hacen en privado. Es algo que el príncipe Harry nos recordó hace muy poco durante un discurso en memoria de su madre, la princesa Diana:“Una de las cosas que nuestra madre nos enseñó fue el valor de hacer buenas acciones cuando nadie está mirando. Ella visitaba hospitales en las noches para confortar a los pacientes, pasaba horas escribiendo cartas privadas para apoyar el trabajo de otros. Logró muchas cosas con la fama, pero trabajaba igual de duro cuando no estaban las cámaras”.El hijo pequeño de Lady Di reconocía también que no guardaba muchos recuerdos de ella durante la infancia. En cambio, aquello sí le había marcado para siempre. ¿Sabes por qué? Porque los hijos sólo aprenden el 30% de nuestras enseñanzas, mientras que retienen el 70% de nuestros ejemplos más luminosos. A Jorge Bucay le encanta ilustrarlo con una historia. Habla de un padre que reprende a su hijo porque le mintió. A renglón seguido, sonó el teléfono de casa con un teleoperador que pretendía venderle un seguro. El niño descuelga el teléfono y le cuenta al padre de qué se trata, pero el padre le dice muy bajito: “Dile que no estoy”. Es sin duda en lo pequeño donde fraguamos de verdad las grandes cosas.Para que irrumpa de nuevo nuestra luz, sería bueno recordar tres cosas:Necesitamos estar en contacto con nosotros mismos y habitar el hondón donde vive nuestro niño.Hay que brillar cuando nadie te mira.No basta con hablar de la luz, hay que ser luz.Se dice que, tras adorar a Jesús, los tres magos regresaron a casa, pero por otro camino. Ojalá también nosotros volvamos mañana a nuestras ocupaciones, pero de otra manera. ¡Feliz regreso al día a día de tu única vida!

2 min2018 JAN 8
Comments
Volver a ser como niños

3 Reglas para incorporar nuevos hábitos

El británico Cliff Arnalls, profesor de la Universidad de Cardiff, elaboró una fórmula matemática para averiguar cuál es el peor día del año. En dicha ecuación se contemplan factores como la meteorología, el salario, las deudas o el tiempo transcurrido tras el último intento de superar un mal hábito. El resultado fue una fecha: el 24 de enero es el peor día del año.Esta fórmula casa bien con la teoría de los 21 días. El doctor Maxwell Maltz observaba en su libro The New Psycho-Cybernetics (1960) cómo los pacientes a los que amputaban una extremidad tardaban 21 días en dejar de sentir la “sensación fantasma”. De esta forma, se comprobó que el cerebro tarda aproximadamente 21 días en adaptarse al cambio.¿Qué ocurre el día 24 de enero? Que si no has formulado bien tus objetivos para el 2018, el 24 de enero dejarás el gimnasio y cogerás de nuevo el pitillo. Por eso voy a compartir contigo mi Método CAM, que son 3 reglas altamente efectivas para diseñar objetivos e incorporar nuevos hábitos:Concreto: Establece sólo un objetivo concreto. Si pones 2 o 3 no cumplirás ninguno. Di justamente qué quieres lograr y analiza si es algo que realmente aporta valor a tu vida. Aclara también el por qué y el cómo vas a lograrlo. El porqué, porque debe tener sentido para ti. El cómo, para saber exactamente a qué te estás comprometiendo. Para eso te sugiero la Regla del 1%, que consiste en no hacer giros dramáticos, sino cambios minúsculos… pero mantenidos en el tiempo. Por ejemplo, si al día lees tan sólo 10 páginas de un libro, en un año habrás leído 18 libros de 200 páginas, y en 10 años 180 libros.Apasionante: Los objetivos que te propongas deben ser apasionantes. Está comprobado que una persona introduce un giro en su vida por dos motivos: por miedo o por placer. Es decir, porque teme perder o porque sale ganando. Ambas cosas ayudan a que ese cambio merezca la pena. Pero sobre todo, procura formularlo en positivo. Por ejemplo, no digas “quiero perder peso”. Eso no estimula a nadie. Di mejor, “quiero estar en forma”, “quiero gustarme cuando me mire al espejo”. Esto motiva mucho más y, cuando vengan ganas de no seguir esforzándote, te mantendrá en tu propósito.Medible: Lo que no se puede medir no se puede mejorar. Es así de simple. Establece tu propio mecanismo de seguimiento y anota cada día tus avances y retrocesos. Si el objetivo es mejorar tu rendimiento académico, puedes controlar tus avances si cumples tus horas de estudio, si tus notas aumentan, si realizas actividades voluntarias, etc.Son tres reglas muy sencillas. Cúmplelas y no tendremos que oír el 24 de enero cómo te lamentas por lo rápido que siempre tiras la toalla. Recuerda: depende de ti… y tú puedes. ¡Feliz Año Nuevo!

3 min2018 JAN 1
Comments
3 Reglas para incorporar nuevos hábitos

3 consejos científicos para ser feliz

En estas fechas todos nos deseamos felicidad. Para que esos buenos deseos se cumplan debemos recordar que la felicidad tiene que ver con la actitud, no con las circunstancias. Tú eres quien decides ser feliz. Si todos los días te enfadas y sufres, entonces todos los días estás reconectando la misma red neuronal que te hará sentir frustrado. Y esa red neuronal tendrá una relación cada vez más consolidada con esas otras células nerviosas llamadas identidad. Por eso hoy te propongo 3 consejos que la ciencia nos ofrece para ser felices: Ten mala memoria: Los psiquiatras sostienen que la mala memoria libera el corazón de dos cosas muy perjudiciales: el odio y el pensamiento rumiante, que vuelve una y otra vez a las mismas preocupaciones. Perdonar es una decisión, no un sentimiento. Nadie puede crecer interiormente atado al lastre del odio. Ponte en el lugar del otro y perdona. Tus energías se centrarán en tus objetivos y tu vida ascenderá más alto de lo que nunca soñaste.Cuida tu salud: Si eres feliz, tu cuerpo lo refleja. Si vives en tensión, tu cuerpo se contractura. Ten en cuenta que el cerebro reptiliano, que regula la digestión, la reproducción, la circulación o la respiración, ese cerebro reptiliano está estrechamente conectado con nuestro cerebro límbico, que es donde residen las emociones, el afecto, la motivación y, por tanto, la felicidad. La salud afecta a la felicidad. Está demostrado.Cuida tus relaciones: Si la salud afecta a la felicidad, entonces también la felicidad influye en la salud. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard demuestra que la influencia más directa sobre la estabilidad emocional es la que ejercen la vida de pareja, la familia y los amigos. Cuídalos y dedícales tiempo si de verdad quieres ser feliz. Es muy importante escoger bien con quién vamos a recorrer el camino. De hecho, existen investigaciones que han demostrado que tu actitud es el promedio de las 5 personas con las que más tiempo compartes. Por tanto, si estás rodeado de personas negativas, en poco tiempo actuarás como ellos. También nos dice la ciencia que es más feliz quien se relaciona manifestando sinceramente sus sentimientos. Por eso no dejes de cantar, bailar, reír, llorar y abrazar a los tuyos.Cuando desees a los demás felices fiestas, abre también los ojos en tu interior: no olvides que tú eres el primer enemigo o el mejor aliado de tu propia felicidad. ¡Feliz Navidad!Luis Rebolo

3 min2017 DEC 26
Comments
3 consejos científicos para ser feliz

Entonces, ¿tú quién eres?

Los neurólogos saben que el cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario. Sencillamente cree lo que le cuentas. Si muerdes un trozo de limón o si te imaginas que lo muerdes, se produce la misma salivación. Te sientes igual de mal ante un conflicto real o uno imaginario. Por eso, cuida lo que dices de ti mismo, porque tu cerebro lo va a creer. Henry Ford afirmaba: “Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”. ¿Y tú, quién eres? Es realmente importante ponerle nombre a tus creencias de identidad. “Yo soy luchador”, “soy trabajador”, “me gustan los retos”… todas esas creencias te hacen fuerte y te ayudan a encarar los desafíos diarios, que no son pocos. Pero existen otras creencias dentro de ti que no te ayudan en absoluto: “Soy mal estudiante”, “soy hipocondríaco”, “siempre he sido gordo”… esas creencias no son útiles. ¿Por qué les das permiso para que te condicionen? Si quieres modificar esos pensamientos y no sabes cómo, te doy 3 consejos probados:Cambia el lenguaje. El lenguaje es performativo, es decir, condiciona la realización de una acción transformadora. Por ejemplo, deja de decir “estoy menos afectado” y comienza a decir “me encuentro cada día un poco mejor”. ¡Tu cerebro te lo agradecerá haciéndote sentir bien! Destroza la estaca. Si aún no conoces el cuento del elefante y la estaca te lo cuento brevemente. Un enorme elefante de circo está sujeto a una ridícula estaca clavada en el suelo. ¿Por qué no se escapa? Porque cuando lo ataron la primera vez era aún muy pequeño y no tuvo fuerzas para soltarse. Lo intentó una y otra vez, hasta que llegó un día en el que se dijo a sí mismo: “no puedo; es imposible”. Y ya no lo intentó más. Pues bien, dentro de ti hay creencias negativas que te están condicionando desde hace 15 o 20 años… pero son igual de ridículas que la estaca del elefante. Ya es hora de destrozar la estaca, ¿no te parece?Crea nuevas afirmaciones.Haz nuevas afirmaciones y repítelas al acostarte y al levantarte. Ellas crearán la atmósfera interior que necesitas para aumentar la confianza en ti mismo y entregarte al 100%. Di, “estoy comprometido con mi familia” o “soy capaz de llevar mi negocio al siguiente nivel” y da un salto de la cama. Muhammad Ali decía: “Es la repetición de afirmaciones lo que conduce a la creencia. Y una vez que la creencia se convierte en una convicción profunda, las cosas comienzan a suceder”.En efecto, el cerebro no tiene sentido del humor. Si va a creer lo que dices de ti mismo, entonces hazte un favor: quiérete mucho.

3 min2017 DEC 17
Comments
Entonces, ¿tú quién eres?

La vida que se escapa

El que no sabe lo que quiere no puede ser feliz. Es así de sencillo. La mayoría de personas dicen que saben muy bien lo que quieren: “yo quiero que no le falte de nada a mi gente”, “yo quiero trabajar para poder defenderme en la vida”, “yo quiero salud para los míos”… Pero, ¿y el sentido de tu vida, cuál es? ¿Para qué te levantas temprano, trabajas tantas horas y soportas tantas ingratitudes? ¿Para qué has nacido? O, simplemente, ¿sigues creyendo que tu vida está marcada por un propósito y posee un sentido especial? Se dice que aproximadamente un 95% de la población no se ha planteado de un modo serio el sentido de su vida, el “para qué”. No se trata de hacerte alguna vez esta pregunta, se trata de intentar contestarla con tu vida.Cuando uno vive sin mayores planteamientos, se dice que vive en piloto automático. Esto quiere decir que vive sin un proyecto que le ayude a encaminar sus pasos y a dotar de sentido sus avances, retrocesos, dificultades… Son gente que vive a medio gas, ahogado en sus muchos problemas y sin brillo, y, lo que es peor, son gente que entiende que en eso consiste la realización personal, la estabilidad, la madurez y hasta la felicidad. Esta es la gente a la que el Señor encuentra dormida y que, por tanto, a duras penas podrá darse cuenta, reconocer su venida.La gente que vive desilusionada a menudo espera que las cosas se arreglen solas o las arregle otro. No resuelven ni toman el control de sus vidas. En cambio, la gente que vive en actitud vigilante no esperan jamás a que las cosas sucedan, sino que son ellas quienes toman una resolución. ¿Y qué es tomar una resolución? Tomar una resolución es decir “esto va a ser así”. Cortas el resto de posibilidades, quemas los barcos, derribas los puentes y te comprometes con tu decisión. No hay vuelta atrás. Sólo puede preparar la venida del Señor quien toma el control de su propia existencia para que no la arrastren las corrientes, quien presta atención para no contaminar su mente con las influencias que nada tienen que ver con el Evangelio, en definitiva, quien es consciente, no inconsciente, de a dónde quiere ir porque sabe lo que quiere, para qué ha nacido. Entonces la vida cobra un sentido luminoso, porque se construye desde un propósito. Los logros y los fracasos, por igual, adquieren valor, significado en función de nuestro proyecto existencial. Dios aquí no es un aderezo costumbrista o folklórico, Dios aquí es un motor del cambio. Por eso “velad”, es decir: no dejes que la vida se escape entre tus manos sin que puedas confesar -¡con todas las letras!- que has vivido.Luis Rebolo

3 min2017 DEC 3
Comments
La vida que se escapa

Latest Episodes

La pasión y el artesano

El corazón es más íntimo a tu verdadero ser que tú mismo, que tu propia mente. ¿Qué te está llamando desde lo más profundo de tu ser? Esa es la pregunta que te permitirá vivir con autenticidad. Vivir tu verdadera identidad.El corazón sabe cuando has encontrado algo que te apasiona. Lo refleja en una inquietud por hacerlo, en un no poder quitártelo de la cabeza, en un acostarte pensando en eso y madrugar deseando retomarlo, en un buscar la manera de llevarlo a cabo, en un no desesperar, en un no conformarte, en un vibrar de otro modo cuando hablo a todos de eso…También hemos de aplicar esto a nuestra vida profesional. De hecho, el trabajo va a llenar gran parte de nuestra vida. Pero hay que tener mucho cuidado cuando recomendamos a alguien que se dedique a hacer lo que realmente le apasiona. Puede que no tenga aptitudes, habilidades adquiridas o experiencia. A esto se le llama “capital de trabajo”. Sin capital de trabajo serás un tonto motivado, pero no estarás construyendo un proyecto de vida sólido. Es decir, la pasión no basta. De cada 16.000 jóvenes que quieren vivir profesionalmente del deporte sólo 1 lo consigue. Todos son unos apasionados, pero en todos no se han reunido muchas más circunstancias que no deben ignorarse para conseguir el éxito en cualquier ámbito. Por eso, una pasión inicial no conduce necesariamente al éxito. Es más sensato moldear nuestras pasiones a partir de nuestras habilidades. Evidentemente no siempre vas a encontrar un trabajo que te llene, sin embargo siempre podrás volcar en él determinadas aptitudes y actitudes que te hagan crecer en la dirección que realmente deseas. A esto se llama “moldear la pasión” o “mentalidad de artesano”. Se trata de algo tan sencillo como aprovechar lo bueno que tienes a mano en vez de pensar sólo en marcharte y desperdiciar así las oportunidades que te ofrece. De este modo, adquieres o desperdicias tu “capital de carrera”, con el que podrás ir acercándote a tu sueño. Evidentemente, si tocas techo en el aprendizaje o no tienes opciones de mayor crecimiento hay que postularse para otros empleos, pero aquí queremos sobre todo subrayar la importancia que tiene relacionarte con tu trabajo como una oportunidad de incrementar tus habilidades y tu “capital de carrera”. No sería responsable decirte “tú puedes”, “nada es imposible” o aquello de “si lo crees, lo creas”. Siento aguar la fiesta, porque más bien ocurre al contrario: estarás poniendo en peligro tu independencia financiara y exponiéndote a un duro fracaso personal. Cuando tu pasión te encuentra, encuentra a una persona con cabeza, no a un potro desbocado. Sé el artesano de tu propia vida y haz una verdadera obra de arte con los mimbres que tienes al alcance de tu mano.

3 min2018 FEB 18
Comments
La pasión y el artesano

Nunca lo intentes

3 min2018 FEB 12
Comments
Nunca lo intentes

¿Por qué nos da miedo cambiar? (III)

4 min2018 JAN 27
Comments
¿Por qué nos da miedo cambiar? (III)

¿Por qué nos da miedo cambiar? (II)

3 min2018 JAN 21
Comments
¿Por qué nos da miedo cambiar? (II)

¿Por qué nos da miedo cambiar?

2 min2018 JAN 15
Comments
¿Por qué nos da miedo cambiar?

Volver a ser como niños

Durante las Cruzadas, los soldados musulmanes entraban en la Basílica de la Natividad montados a caballo y arrasaban con la vida de los fieles. Por ese motivo se tapió la majestuosa puerta principal, dejando sólo una entrada de poco más de un metro de altura. Ya nunca más se agrandó la puerta. Quienes quieran entrar en la cueva donde nació Jesús deben agacharse y hacerse como niños.La Navidad que termina ha sido una hermosa ocasión para mirar dentro de nuestro corazón y volver así a la patria de todos los niños. Sólo desde ese hondón de ilusión y ternura volverá a irradiar nuestra luz. Volveremos a brillar.Pero conviene no olvidar que las personas brillantes son reconocidas en público por lo que hacen en privado. Es algo que el príncipe Harry nos recordó hace muy poco durante un discurso en memoria de su madre, la princesa Diana:“Una de las cosas que nuestra madre nos enseñó fue el valor de hacer buenas acciones cuando nadie está mirando. Ella visitaba hospitales en las noches para confortar a los pacientes, pasaba horas escribiendo cartas privadas para apoyar el trabajo de otros. Logró muchas cosas con la fama, pero trabajaba igual de duro cuando no estaban las cámaras”.El hijo pequeño de Lady Di reconocía también que no guardaba muchos recuerdos de ella durante la infancia. En cambio, aquello sí le había marcado para siempre. ¿Sabes por qué? Porque los hijos sólo aprenden el 30% de nuestras enseñanzas, mientras que retienen el 70% de nuestros ejemplos más luminosos. A Jorge Bucay le encanta ilustrarlo con una historia. Habla de un padre que reprende a su hijo porque le mintió. A renglón seguido, sonó el teléfono de casa con un teleoperador que pretendía venderle un seguro. El niño descuelga el teléfono y le cuenta al padre de qué se trata, pero el padre le dice muy bajito: “Dile que no estoy”. Es sin duda en lo pequeño donde fraguamos de verdad las grandes cosas.Para que irrumpa de nuevo nuestra luz, sería bueno recordar tres cosas:Necesitamos estar en contacto con nosotros mismos y habitar el hondón donde vive nuestro niño.Hay que brillar cuando nadie te mira.No basta con hablar de la luz, hay que ser luz.Se dice que, tras adorar a Jesús, los tres magos regresaron a casa, pero por otro camino. Ojalá también nosotros volvamos mañana a nuestras ocupaciones, pero de otra manera. ¡Feliz regreso al día a día de tu única vida!

2 min2018 JAN 8
Comments
Volver a ser como niños

3 Reglas para incorporar nuevos hábitos

El británico Cliff Arnalls, profesor de la Universidad de Cardiff, elaboró una fórmula matemática para averiguar cuál es el peor día del año. En dicha ecuación se contemplan factores como la meteorología, el salario, las deudas o el tiempo transcurrido tras el último intento de superar un mal hábito. El resultado fue una fecha: el 24 de enero es el peor día del año.Esta fórmula casa bien con la teoría de los 21 días. El doctor Maxwell Maltz observaba en su libro The New Psycho-Cybernetics (1960) cómo los pacientes a los que amputaban una extremidad tardaban 21 días en dejar de sentir la “sensación fantasma”. De esta forma, se comprobó que el cerebro tarda aproximadamente 21 días en adaptarse al cambio.¿Qué ocurre el día 24 de enero? Que si no has formulado bien tus objetivos para el 2018, el 24 de enero dejarás el gimnasio y cogerás de nuevo el pitillo. Por eso voy a compartir contigo mi Método CAM, que son 3 reglas altamente efectivas para diseñar objetivos e incorporar nuevos hábitos:Concreto: Establece sólo un objetivo concreto. Si pones 2 o 3 no cumplirás ninguno. Di justamente qué quieres lograr y analiza si es algo que realmente aporta valor a tu vida. Aclara también el por qué y el cómo vas a lograrlo. El porqué, porque debe tener sentido para ti. El cómo, para saber exactamente a qué te estás comprometiendo. Para eso te sugiero la Regla del 1%, que consiste en no hacer giros dramáticos, sino cambios minúsculos… pero mantenidos en el tiempo. Por ejemplo, si al día lees tan sólo 10 páginas de un libro, en un año habrás leído 18 libros de 200 páginas, y en 10 años 180 libros.Apasionante: Los objetivos que te propongas deben ser apasionantes. Está comprobado que una persona introduce un giro en su vida por dos motivos: por miedo o por placer. Es decir, porque teme perder o porque sale ganando. Ambas cosas ayudan a que ese cambio merezca la pena. Pero sobre todo, procura formularlo en positivo. Por ejemplo, no digas “quiero perder peso”. Eso no estimula a nadie. Di mejor, “quiero estar en forma”, “quiero gustarme cuando me mire al espejo”. Esto motiva mucho más y, cuando vengan ganas de no seguir esforzándote, te mantendrá en tu propósito.Medible: Lo que no se puede medir no se puede mejorar. Es así de simple. Establece tu propio mecanismo de seguimiento y anota cada día tus avances y retrocesos. Si el objetivo es mejorar tu rendimiento académico, puedes controlar tus avances si cumples tus horas de estudio, si tus notas aumentan, si realizas actividades voluntarias, etc.Son tres reglas muy sencillas. Cúmplelas y no tendremos que oír el 24 de enero cómo te lamentas por lo rápido que siempre tiras la toalla. Recuerda: depende de ti… y tú puedes. ¡Feliz Año Nuevo!

3 min2018 JAN 1
Comments
3 Reglas para incorporar nuevos hábitos

3 consejos científicos para ser feliz

En estas fechas todos nos deseamos felicidad. Para que esos buenos deseos se cumplan debemos recordar que la felicidad tiene que ver con la actitud, no con las circunstancias. Tú eres quien decides ser feliz. Si todos los días te enfadas y sufres, entonces todos los días estás reconectando la misma red neuronal que te hará sentir frustrado. Y esa red neuronal tendrá una relación cada vez más consolidada con esas otras células nerviosas llamadas identidad. Por eso hoy te propongo 3 consejos que la ciencia nos ofrece para ser felices: Ten mala memoria: Los psiquiatras sostienen que la mala memoria libera el corazón de dos cosas muy perjudiciales: el odio y el pensamiento rumiante, que vuelve una y otra vez a las mismas preocupaciones. Perdonar es una decisión, no un sentimiento. Nadie puede crecer interiormente atado al lastre del odio. Ponte en el lugar del otro y perdona. Tus energías se centrarán en tus objetivos y tu vida ascenderá más alto de lo que nunca soñaste.Cuida tu salud: Si eres feliz, tu cuerpo lo refleja. Si vives en tensión, tu cuerpo se contractura. Ten en cuenta que el cerebro reptiliano, que regula la digestión, la reproducción, la circulación o la respiración, ese cerebro reptiliano está estrechamente conectado con nuestro cerebro límbico, que es donde residen las emociones, el afecto, la motivación y, por tanto, la felicidad. La salud afecta a la felicidad. Está demostrado.Cuida tus relaciones: Si la salud afecta a la felicidad, entonces también la felicidad influye en la salud. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard demuestra que la influencia más directa sobre la estabilidad emocional es la que ejercen la vida de pareja, la familia y los amigos. Cuídalos y dedícales tiempo si de verdad quieres ser feliz. Es muy importante escoger bien con quién vamos a recorrer el camino. De hecho, existen investigaciones que han demostrado que tu actitud es el promedio de las 5 personas con las que más tiempo compartes. Por tanto, si estás rodeado de personas negativas, en poco tiempo actuarás como ellos. También nos dice la ciencia que es más feliz quien se relaciona manifestando sinceramente sus sentimientos. Por eso no dejes de cantar, bailar, reír, llorar y abrazar a los tuyos.Cuando desees a los demás felices fiestas, abre también los ojos en tu interior: no olvides que tú eres el primer enemigo o el mejor aliado de tu propia felicidad. ¡Feliz Navidad!Luis Rebolo

3 min2017 DEC 26
Comments
3 consejos científicos para ser feliz

Entonces, ¿tú quién eres?

Los neurólogos saben que el cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario. Sencillamente cree lo que le cuentas. Si muerdes un trozo de limón o si te imaginas que lo muerdes, se produce la misma salivación. Te sientes igual de mal ante un conflicto real o uno imaginario. Por eso, cuida lo que dices de ti mismo, porque tu cerebro lo va a creer. Henry Ford afirmaba: “Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”. ¿Y tú, quién eres? Es realmente importante ponerle nombre a tus creencias de identidad. “Yo soy luchador”, “soy trabajador”, “me gustan los retos”… todas esas creencias te hacen fuerte y te ayudan a encarar los desafíos diarios, que no son pocos. Pero existen otras creencias dentro de ti que no te ayudan en absoluto: “Soy mal estudiante”, “soy hipocondríaco”, “siempre he sido gordo”… esas creencias no son útiles. ¿Por qué les das permiso para que te condicionen? Si quieres modificar esos pensamientos y no sabes cómo, te doy 3 consejos probados:Cambia el lenguaje. El lenguaje es performativo, es decir, condiciona la realización de una acción transformadora. Por ejemplo, deja de decir “estoy menos afectado” y comienza a decir “me encuentro cada día un poco mejor”. ¡Tu cerebro te lo agradecerá haciéndote sentir bien! Destroza la estaca. Si aún no conoces el cuento del elefante y la estaca te lo cuento brevemente. Un enorme elefante de circo está sujeto a una ridícula estaca clavada en el suelo. ¿Por qué no se escapa? Porque cuando lo ataron la primera vez era aún muy pequeño y no tuvo fuerzas para soltarse. Lo intentó una y otra vez, hasta que llegó un día en el que se dijo a sí mismo: “no puedo; es imposible”. Y ya no lo intentó más. Pues bien, dentro de ti hay creencias negativas que te están condicionando desde hace 15 o 20 años… pero son igual de ridículas que la estaca del elefante. Ya es hora de destrozar la estaca, ¿no te parece?Crea nuevas afirmaciones.Haz nuevas afirmaciones y repítelas al acostarte y al levantarte. Ellas crearán la atmósfera interior que necesitas para aumentar la confianza en ti mismo y entregarte al 100%. Di, “estoy comprometido con mi familia” o “soy capaz de llevar mi negocio al siguiente nivel” y da un salto de la cama. Muhammad Ali decía: “Es la repetición de afirmaciones lo que conduce a la creencia. Y una vez que la creencia se convierte en una convicción profunda, las cosas comienzan a suceder”.En efecto, el cerebro no tiene sentido del humor. Si va a creer lo que dices de ti mismo, entonces hazte un favor: quiérete mucho.

3 min2017 DEC 17
Comments
Entonces, ¿tú quién eres?

La vida que se escapa

El que no sabe lo que quiere no puede ser feliz. Es así de sencillo. La mayoría de personas dicen que saben muy bien lo que quieren: “yo quiero que no le falte de nada a mi gente”, “yo quiero trabajar para poder defenderme en la vida”, “yo quiero salud para los míos”… Pero, ¿y el sentido de tu vida, cuál es? ¿Para qué te levantas temprano, trabajas tantas horas y soportas tantas ingratitudes? ¿Para qué has nacido? O, simplemente, ¿sigues creyendo que tu vida está marcada por un propósito y posee un sentido especial? Se dice que aproximadamente un 95% de la población no se ha planteado de un modo serio el sentido de su vida, el “para qué”. No se trata de hacerte alguna vez esta pregunta, se trata de intentar contestarla con tu vida.Cuando uno vive sin mayores planteamientos, se dice que vive en piloto automático. Esto quiere decir que vive sin un proyecto que le ayude a encaminar sus pasos y a dotar de sentido sus avances, retrocesos, dificultades… Son gente que vive a medio gas, ahogado en sus muchos problemas y sin brillo, y, lo que es peor, son gente que entiende que en eso consiste la realización personal, la estabilidad, la madurez y hasta la felicidad. Esta es la gente a la que el Señor encuentra dormida y que, por tanto, a duras penas podrá darse cuenta, reconocer su venida.La gente que vive desilusionada a menudo espera que las cosas se arreglen solas o las arregle otro. No resuelven ni toman el control de sus vidas. En cambio, la gente que vive en actitud vigilante no esperan jamás a que las cosas sucedan, sino que son ellas quienes toman una resolución. ¿Y qué es tomar una resolución? Tomar una resolución es decir “esto va a ser así”. Cortas el resto de posibilidades, quemas los barcos, derribas los puentes y te comprometes con tu decisión. No hay vuelta atrás. Sólo puede preparar la venida del Señor quien toma el control de su propia existencia para que no la arrastren las corrientes, quien presta atención para no contaminar su mente con las influencias que nada tienen que ver con el Evangelio, en definitiva, quien es consciente, no inconsciente, de a dónde quiere ir porque sabe lo que quiere, para qué ha nacido. Entonces la vida cobra un sentido luminoso, porque se construye desde un propósito. Los logros y los fracasos, por igual, adquieren valor, significado en función de nuestro proyecto existencial. Dios aquí no es un aderezo costumbrista o folklórico, Dios aquí es un motor del cambio. Por eso “velad”, es decir: no dejes que la vida se escape entre tus manos sin que puedas confesar -¡con todas las letras!- que has vivido.Luis Rebolo

3 min2017 DEC 3
Comments
La vida que se escapa
success toast
Welcome to Himalaya LearningClick below to download our app for better listening experience.Download App